Ya sólo con ver como vibra la pértiga ya acojona…